Cómo Tomar Cafeína para Quemar Más Grasa

Cafeina para Quemar Grasa

La cafeína se ha usado durante décadas para potenciar el rendimiento debido a su habilidad para estimular sistema nervioso central. Naturalmente, el uso de la cafeína para perder peso es también popular.

¿Realmente la cafeína sirve para quemar grasas? Y si es así, ¿cuándo debería tomarse para maximizar la pérdida de grasa? Por otra parte. ¿Cuál sería la dosis indicada y cuáles las ventajas e inconvenientes del uso a largo plazo de la cafeína?

Todas estas preguntas hallarán respuesta en este artículo, así que sin más preámbulos adentrémonos en este interesante tema.

¿Qué es la cafeína?

La cafeína es una sustancia orgánica alcaloide que se encuentra de forma natural en el té, granos de café, algunas frutas y otros alimentos. La cafeína estimula el sistema nervioso central y el corazón, produciendo un efecto temporal de restauración del nivel de alerta y eliminación de la somnolencia. Asimismo posee propiedades diuréticas.

¿Realmente ayuda la cafeína a quemar grasa?

Aunque se ha investigado mucho sobre los efectos de la cafeína en el rendimiento atlético, aún queda por probar que su ingestión altera el metabolismo en los músculos durante el ejercicio. Dicho esto, hay varios mecanismos por los que la cafeína puede mejorar el consumo de grasas.

Una de las formas por las que la cafeína aumenta la quema de grasas es mediante el incremento del gasto energético durante el día (debido al ritmo acelerado del metabolismo). Además, el efecto térmico de los alimentos ingeridos con cafeína es más pronunciado que con otros alimentos sin esta sustancia.

La prueba más interesante de que la cafeína mejora la pérdida de grasas es mediante su efecto en el rendimiento físico. Básicamente, tras ingerir cafeína, generalmente se incrementa el rendimiento atlético, por tanto puedes ejercitarte más fuerte y durante más tiempo que quienes entrenan sin cafeína. Esto lógicamente aumentaría el consumo calórico por el ejercicio.

Cómo tomar cafeína para quemar grasa

La mayor parte de los estudios que analizan el efecto de la cafeína en el rendimiento atlético se llevan a cabo aproximadamente entre 1-2 horas después de su ingestión. Sin embargo, no es posible decir con exactitud qué momento es el más apropiado para su ingesta, dado que cada individuo metaboliza la cafeína de forma diferente. Lo que es más, la absorción de la cafeína puede retrasarse debido al consumo de otros nutrientes.

En cualquier caso, se puede proponer como punto de partida el tomar cafeína con el estómago vacío, alrededor de una hora antes del entrenamiento. Aunque si prefieres tomarla junto con comida, date algo más de tiempo antes de ir al gimnasio. Si tras esto descubres que tu rendimiento se refuerza, habrá pocas razones para alterar el procedimiento. Por el contrario, si no percibes una mejora, o incluso pierdes rendimiento, tendrás que ajustar la dosis o cambiar el momento de la toma.

La dosis adecuada generalmente es la de 1-3 mg por kilo de peso corporal. Así que si pesas 80 kg la dosis recomendada estará entre 80 y 240 mg. No abuses de la cafeína ya que no hay un beneficio extraordinario al tomar grandes cantidades, de hecho puede ser tóxico en altas dosis. Se precavido y metódico con lacafeínaa; es una droga, así que trátala como tal.

fuente: Muscle&Strength

foto: OliBac

Speak Your Mind

*